jueves, 14 de noviembre de 2019

Rocío Bello y Javier Hernando, ganadores del Premio SGAE de Teatro Infantil 2019 por su obra Necesito una flor

Los dramaturgos Rocío Bello y Javier Hernando se han alzado con el Premio SGAE de Teatro Infantil 2019 por su obra Necesito una flor, una divertida historia sobre una madre y un hijo que luchan contra la gentrificación de la gran ciudad en un pueblecito andaluz. La Fundación SGAE hizo público el domingo el fallo durante el acto de presentación de la obra galardonada en la convocatoria anterior, Astrolabio, de Paco Romeu, dentro del Ciclo de lecturas dramatizadas que cada año acoge la Sala Berlanga de Madrid.
El Premio SGAE de Teatro Infantil es el concurso de textos teatrales orientado a público joven de mayor relevancia a nivel nacional. Está dotado con 8.000 euros e implica la publicación del texto en la colección de Teatro Infantil y Juvenil Sopa de Libros del grupo editorial Anaya.

Rocío Bello y Javier Hernando, ganadores del Premio SGAE de Teatro Infantil 2019

No es la primera vez que Rocío Bello (Lugo, 1978) y Javier Hernando (Ávila, 1986) triunfan con un trabajo de co-escritura. Ya en 2016 ganaron juntos el Premio ASSITEJ de teatro infantil con la obra Estrellas y agujeros negros (entre otras cosas), una propuesta que trataba de forma muy original el tema de los abusos a menores. A ese reconocimiento suman ahora el prestigioso galardón que concede la SGAE, aunque en esta ocasión, -según apuntan ellos mismos-, Necesito una flor es una historia más dulce y con ingredientes de comedia. Los protagonistas principales son una madre y su hijo en un viaje de ecos lorquianos que enfrentará el mundo urbano y el rural.
Implicados desde hace años con la dramaturgia infantil, Bello y Hernando suelen abordar asuntos de actualidad; creen en un teatro "que mire cara a cara a los niños, que les interese y les hable directamente".

Flor azul índigo

El Premio SGAE de Teatro Infantil cuenta ya con 19 años de historia; su objetivo es impulsar y apoyar la creación de nuevos textos dramáticos dirigidos a niños que, tanto por la buena calidad y originalidad de sus diálogos, como por su visión escénica, contribuyan al progreso del panorama teatral. En los últimos años el premio ha distinguido a Paco Romeu (2018), Nieves Rodríguez Rodríguez (2017), Paco Gámez, (2016) e Itziar Pascual (2015)

ASTROLABIO, O LA MIRADA DE UNA NIÑA A LAS ESTRELLAS

Una vez publicada, es tradición que la obra ganadora se presente al año siguiente en la Sala Berlanga mediante una dramatización sencilla. El pasado domingo 10 de noviembre, una flor hizo de lazo inusitado entre ambas obras. El dramaturgo Paco Romeu, junto con su compañía Disparatario, nos trajo desde Valencia Astrolabio, la historia de una niña beduina, Duna, que consigue escapar de su destino -un matrimonio concertado según la tradición familiar-, y llega a cumplir su sueño de viajar hasta las estrellas. En su periplo, la protagonista pasa por los escenarios más remotos e insospechados: el desierto, el mar, el espacio, Groenlandia... Y por el camino se va encontrando con otras mujeres extraordinarias que le dejan huella y le impulsan a seguir adelante. Su necesidad de avanzar y su empeño por llegar cada vez más lejos y más alto la llevarán a lo más profundo de sí misma.

Con un tono abiertamente feminista, el texto propone una reflexión sobre el papel de las mujeres en el mundo (e inevitablemente, también el de los hombres) Una valiente aventura que habla directamente a los niños de sororidad, multiculturalidad y lucha por los derechos sociales sin renunciar a la poesía.

Astrolabio, de Paco Romeu, editada por Anaya

Un proceso inverso: antes el montaje, después la lectura

Disparatario estrenó esta fábula -escrita inicialmente en valenciano-, apenas tres días después de que fuera galardonada con el premio, y ha realizado ya más de una decena de representaciones. La compañía creía tanto en el texto, que llevaba tiempo trabajando para ponerlo en pie. El montaje combina múltiples recursos escénicos, actores, y títeres artesanales de diferentes alturas; algunos de ellos estuvieron presentes de forma simbólica en la puesta en escena de la lectura. Durante el coloquio posterior, Paco Romeu agradeció el amor y el compromiso de todo el equipo, encabezado por Lorena Comín, y destacó la música original compuesta especialmente para la obra por Fede Comín.

Un momento de la Lectura dramatizada de Astrolabio (Ilustración de Ana Oncina)

"Las personas somos pequeñitas como las estrellas, en comparación con el mundo", señalaba Elsa Tronchoni (la directora de la función y pareja de Romeu), en alusión a la cita del poeta persa del siglo XII Omar Khayyam, que preside el libro y vehicula toda la acción:

El vasto mundo:
un grano de arena
en medio del espacio

jueves, 6 de diciembre de 2018

La compañía Pata Teatro trasplanta su Árbol de la Vida a la Sala Tarambana de Madrid

A veces vale la pena alejarse del centro y dejarse caer por las salas de barrio para descubrir tesoros como El árbol de mi vida, de la compañía malagueña Pata Teatro, que visita la Sala Tarambana el fin de semana del 8 y 9 de diciembre. Una creación que habla en tono amable, optimista y divertido de los recuerdos que vamos guardando de las personas con las que crecemos, a través del símbolo de un árbol. La obra obtuvo un premio FETEN en 2015, entre otros prestigiosos reconocimientos, y es una magnífica propuesta para los que se queden o vengan a Madrid este puente de diciembre.

Una escena de El árbol de mi vida
La compañía Pata Teatro, que este año está celebrando sus veinte años de andadura, nos presenta en El árbol de mi vida a un matrimonio, Él y Ella, que comparten su existencia juntos. Al llegar a la vejez, a Ella le gusta sentarse bajo el Árbol, donde han vivido tantos momentos felices, para recordar su historia.
Explican los actores que "la obra desarrolla las diferentes etapas que transcurren en la vida de una persona cualquiera", momentos que quedan reflejados "a modo de diario" en  las hojas de un árbol que acompaña a los personajes. La ternura, la emotividad, y la identificación de las familias con las situaciones que se suceden en escena están aseguradas. Y también la risa. Los clásicos gags de caídas, torpezas, o malentendidos conquistan a los niños y brillan especialmente gracias a la vis cómica del actor protagonista. Todo está envuelto en un encantador halo de comedia.

Una escena de El árbol de mi vida
El tema central del montaje es el ciclo de la vida, que se va desgranando en las distintas fases por las que pasa Él: cómo nace, sus primeras palabras, su experiencia en el colegio, cómo se conocen Él y Ella en una tienda de macetas, cómo nace su hijo Pequeñín, y el primer viaje que emprenden los tres juntos.
Al protagonista le apasionan las palabras -como a su padre, a su abuelo, a su bisabuelo, y a su tatarabuelo...-, y como además es un hombre aferrado a la tierra, decide convertirse en un 'agricultor de palabras'. Las palabras se plantan, se cuidan, se riegan, hasta que de ellas brotan ideas, pensamientos y sueños. Una metáfora, que, según el guionista y director del montaje, Josemi Rodríguez, entronca la poética del espectáculo con la naturaleza, y que invita al público, una vez fuera de la sala, a seguir jugando con las palabras.

Una escena de El árbol de mi vida
Otro de los aciertos de la propuesta es la escenografía formada por multitud de maceteros de plástico de distintos tamaños y colores, elementos muy sencillos magníficamente utilizados para crear todos los espacios escénicos de la obra, desde un sofá o el comedor de casa, a un coche, un avión, un camino...
En su tramo final, la historia aborda el tema de la muerte con una naturalidad y un mimo, que no hay drama sino alegría para esa viuda a la que hemos visto guardar tantos recuerdos felices. 

Una escena de El árbol de mi vida
Los actores Macarena Pérez Bravo y Carlos Cuadros, que hacen gala de una maravillosa complicidad, recibieron por este trabajo el Premio FETEN 2015, "por llevar a escena la poética de lo cotidiano". La obra obtuvo también tres nominaciones a los Premios de Teatro Andaluz (mejor autor, mejor dirección y mejor espectáculo para la infancia), y cuenta además con el reconocimiento de “Espectáculo recomendado por la Red Española de Teatros”. Ya estuvieron en Madrid en la Cuarta Pared hace un par de años, y ahora la carabanchelera sala Tarambana, que sigue muy comprometida con el teatro infantil de calidad, nos brinda otra oportunidad de ver esta delicia de función que suma ya casi doscientas representaciones desde su estreno en 2013.

Una escena de El árbol de mi vida
La compañía presenta además estas Navidades en el Teatro Echegaray de Málaga su nueva producción para público familiar, Debajo del tejado, otra mágica propuesta de historias sencillas con una cuidadísima escenografía, que nos recuerda que lo que nos sucede día a día puede ser realmente extraordinario. Podrá disfrutarse del 27 de diciembre al 4 de enero.

EL ÁRBOL DE MI VIDA

Producción: Pata Teatro

Lugar: Sala Tarambana (c/ Dolores Armengot, 31. Madrid)
Funciones: Sábado 8 de Diciembre a las 18:00 h.
                   Domingo 9 de Diciembre a las 12:30 y a las 17:30 h.

Reparto: Carlos Cuadros y Macarena Pérez Bravo.
Dirección: Josemi Rodríguez.
Texto: Macarena Pérez Bravo y Josemi Rodríguez.

Edad recomendada: A partir de 5 años.
Duración: 60 minutos.

sábado, 24 de noviembre de 2018

MOON, de L'Om Imprebís, un hermoso viaje multicultural en los Teatros Luchana

De entre la veintena de propuestas teatrales y de magia que conforman la cartelera de los Luchana Kids, nos ha llamado especialmente la atención la presencia de MOON, de la prestigiosa compañía L'Om Imprebísuna función que nació en 2005, con la que la tropa del veterano Santiago Sánchez se aventuraba en el género familiar y que ahora vuelve a los Teatros Luchana más brillante y depurada. Cuatro actores-cuentacuentos de distintas nacionalidades (Guinea, Angola, Cuba y España), se vuelcan en transmitir la riqueza de la multiculturalidad y el valor de la tolerancia hacia los otros desplegando un abanico de historias dramatizadas que hablan de sus propias infancias, acercándonos leyendas y personajes de sus pueblos de origen. Con música original del ronlalero Yayo Cáceres, componen un espectáculo lleno de alegría y vitalidad, que integra títeres, escenas de luz negra, canciones y danza en directo.

Una escena de MOON
En MOON asistimos al encuentro de un grupo de amigos de diferentes países, continentes y culturas que recuerdan el primer día en que se conocieron, la desconfianza inicial ante sus diferencias, y cómo fue superada cuando comenzaron a hablar, a interesarse los unos por los otros a través de las historias, cuentos y canciones populares de cada uno de ellos.
El título de la función descubre un curioso juego de palabras: en este mundo (mon en valenciano) nuestro (mon en francés), todos podemos vivir desde niños (moon en la lengua africana fang) y disfrutar bajo una misma luna (moon en inglés).

Una escena de MOON
El montaje bebe de la tradición oral y apuesta por el poder evocador de la palabra y la sugerencia poética y gestual para sumergirnos en un viaje multiétnico sin más efectos que la plasticidad de los propios cuerpos de los intérpretes, con los que cuentan, bailan, saltan, hacen percusión... En un momento en que abundan las propuestas escénicas apoyadas en las nuevas tecnologías, y en el que se ofertan para niños shows plagados de estridencias y artificios, vale la pena volver a la esencia más pura del teatro, como sucede en esta función, en la que se pone en valor lo artesanal, lo analógico, con recursos sencillos e imaginativos.

Al mundo lo hicieron redondo las aves de tanto emigrar,
y sólo lo hacen cuadrado los hombres que temen la libertad.

Una escena de MOON
Nos entusiasma ver la sala donde se representa MOON llena a reventar de niños de diferentes edades acompañados de sus familias, encandilados todos por el buen hacer de un equipo de artistas que ya demostró su complicidad con otra producción fantástica basada en un concepto similar, Decamerón Negro, que pudimos ver en la Sala Verde de los Teatros del Canal en 2013.

Cartel del espectáculo MOON
El proyecto Luchana Kids ha sido galardonado recientemente con el Premio de comunicación Chupete 2018, que reconoce el esfuerzo de los Teatros Luchana para reconvertir estos antiguos cines en un espacio de referencia para el teatro infantil de calidad en Madrid. Uno de los aspectos que más agradecemos de su política de programación es que los espectáculos se mantengan en cartel un tiempo, o al menos mientras tengan demanda, dando opción a las funciones a rodarse y a las compañías a poder contar con cierto recorrido. Así que confiamos en que MOON sea otro de los montajes que prorroguen, para seguir viajando desde los Luchana alrededor del mundo.

MOON

Producción: L'Om Imprebís.

Lugar: Teatros Luchana (c/ Luchana, 38. Madrid)
Funciones: Sábados 24 de noviembre y 1, 8 y 15 de diciembre, y viernes 7 de diciembre.
Horarios: Sábados a las 16:45 h. y viernes a las 11:00 h.

Edad recomendada: A partir de 5 años.
Duración: 60 minutos aprox.

Reparto: Claudia Coelho, Gorsy Edu, Sara Nieto y José Juan Rodríguez.
Dirección y dramaturgia: Santiago Sánchez.
Música: Yayo Cáceres.

martes, 13 de noviembre de 2018

Lo que vuelve a casa (y otros árboles), de Nieves Rodríguez Rodríguez, Premio SGAE de Teatro Infantil 2017, despliega sus ramas en la Berlanga

Lo que vuelve a casa (y otros árboles), la obra galardonada con el Premio SGAE de Teatro Infantil 2017, de la madrileña Nieves Rodríguez Rodríguez, desplegaba sus ramas y alcanzaba al público el pasado domingo 11 de noviembre en la Sala Berlanga, dentro del marco del XXII Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas. Con un sencillo y efectivo paralelismo simbólico entre las vidas e imaginarios de dos niñas de diez años en dos lugares del mundo remotos, la autora entrelaza un hermoso relato sobre la diversidad, la superación de los miedos y dificultades, y la hermandad sin fronteras. El texto acaba de ser publicado en la serie de Teatro Infantil y Juvenil Sopa de Libros, que el grupo editorial Anaya coedita con la Fundación SGAE, con ilustraciones de Teresa Novoa.

Una escena de la lectura dramatizada (Fotografía de Eladio Bergondo)

Globalizar las infancias

Dos niñas: Alika y Vega. Dos países: Nigeria y España. Dos aulas y dos redacciones: Las cosechas del maíz y Las líneas imaginarias. La huida de un secuestro y de un incendio. El encuentro dentro de un árbol. Y la vuelta a casa: una liberación y una amistad. Así podría trazarse el argumento de una obra que va saltando, como en un juego, mientras nos adentra en un viaje en apariencia duro, que acabará enterneciendo. 
Lo que vuelve a casa (y otros árboles) nació de la lectura de una noticia de periódico sobre el secuestro de 276 niñas en un colegio de Nigeria por parte del grupo terrorista Boko Haram en 2014 -rapto del que 57 lograron escapar y 21 fueron liberadas-, al descubrir en la información un insólito error de cálculo: ¡faltaban dos niñas!, lo que le sirvió a Nieves Rodríguez Rodríguez para inventar su historia. "La idea de las líneas imaginarias me llevó a conectar todas las infancias del mundo", afirma. "Lo que pasa fuera de nuestro territorio nos interpela, no podemos quedarnos en el terreno de lo conocido, porque hay mucho todavía por conocer, por criticar, y quienes escribimos tenemos una responsabilidad moral".

Una escena de la lectura dramatizada (Fotografía de Eladio Bergondo)

Un equipo que "sueña tan bonito"

La obra estuvo arropada en su primera presentación ante el público por un equipo artístico que demostró gran sensibilidad y cuidado. La dirección escénica de la lectura corrió a cargo de Lola Fernández de Sevilla, autora recientemente galardonada también: en febrero se alzó con el VIII Premio Juan Cervera de Investigación sobre Teatro para la infancia y la juventud de ASSITEJ España, por su ensayo Ogros, espinacas y demás... Cómo contar lo terrible a niñas y niños en el teatro. Una creadora que reconoce tener "debilidad por los temas complicados" respecto a la dramaturgia para niños, y que aseguraba haberse acercado "con gran responsabilidad y respeto máximo a un texto redondo, que tiene una precisión geométrica absoluta, para intentar estar a la altura".
Helena Lanza y Astrid Jones,  las actrices responsables de encarnar a las dos niñas protagonistas de la historia, brillaron por su equilibrio, contención y complicidad. Marta Leiva, encargada de la escenografía, planteó una original serie de dibujos a acuarela y collage que recogían parte de las acotaciones del texto y que se proyectaron al fondo para acompañar las escenas, con la idea de "más que ilustrar, aportar a la obra una dramaturgia visual nueva". 

Una escena de la lectura dramatizada (Fotografía de Eladio Bergondo)
El texto adolece de un rasgo inusual en la literatura dramática: discurre en tono narrativo; de hecho, las dos protagonistas sólo dialogan en una ocasión (cuando se descubren en el interior del árbol: allí hablan el mismo idioma). Sin embargo todo pasa muy deprisa; la estructura en paralelo y la alternancia continuada de soliloquios propician la agilidad de la acción.

Una escena de la lectura dramatizada de Lo que vuelve ea casa (y otros árboles)

Al término de la dramatización, como suele ser habitual, tuvo lugar un breve coloquio de los miembros del equipo creativo con el público asistente, entre el que se encontraban algunas familias. La autora quiso compartir que el personaje de Vega, de una fantasía desbordante, está inspirado en su sobrina. Algún niño destacó la capacidad de las protagonistas de la historia para hacerse amigas en una situación tan difícil, y probablemente éste sea uno de los hallazgos clave del texto.

Portada de Lo que vuelve a casa (y otros árboles)
Nieves Rodríguez Rodríguez asegura no saber mucho más de esta obra, todavía. "La llevo impregnada en la piel", nos dice. En el prólogo del libro expresa así su 'Carta de creencia':

Creo que el teatro es el lugar de la imaginación, de la palabra despojada, liberada de su lenguaje. Creo en la fantasía como lugar donde volver a reunirse. 
Creo en la infancia como un presente, no como un futuro, no como una promesa.  [...]
Creo que creer es la base para crear. Creo en la creación como un gesto de amor. 
Creo en el teatro como un árbol que hay que regar y cuidar. 
Creo que la literatura y la filosofía nos pueden liberar de todo...

Ojalá que Lo que vuelve a casa... regrese pronto a los escenarios para conmover a los pequeños espectadores y a sus familias y tenga un gran recorrido 'mapamundi adentro'.

Coloquio tras la lectura dramatizada (Fotografía de Eladio Bergondo)

El dramaturgo valenciano Paco Romeu, Premio SGAE de Teatro Infantil 2018 por Astrolabi

Como ya es tradición, durante el acto se informó además del fallo del Premio de este año, que ha recaído en el autor valenciano Paco Romeu por su obra Astrolabi, una fábula sobre lucha y empoderamiento femenino para todos los públicos, que toma el relevo y se presentará asimismo en la Sala Berlanga de Madrid dentro de la Muestra de dramaturgia contemporánea 2019.

El Premio SGAE de Teatro Infantil es el concurso de textos teatrales infantiles de mayor relevancia a nivel nacional. Este galardón cuenta ya con 18 años de historia, y se convoca con el afán de impulsar y apoyar la creación de nuevos textos dramáticos dirigidos a niños que, tanto por la buena calidad y originalidad de sus diálogos, como por su visión escénica, contribuyan al progreso del panorama teatral. En los últimos años el premio ha reconocido a Nieves Rodríguez Rodríguez (2017), Paco Gámez, (2016) e Itziar Pascual (2015), gracias a textos que, curiosamente, tienen en común el hecho de abordar -a través de la imaginación- temáticas tradicionalmente vetadas al colectivo infantil, como la guerra, el terrorismo, o la muerte de seres queridos.


Nieves Rodríguez Rodríguez,
ganadora del Premio SGAE de Teatro Infantil 2017
BIO

Nieves Rodríguez Rodríguez (Madrid, 1983) es dramaturga e investigadora en la Compañía Txanka Kua (Laboratorio para nuevos lenguajes tecnológicos) de Málaga, y profesora de Escritura y Literatura en la Escuela Internacional del Gesto en Madrid. Lo que vuelve a casa (y otros árboles) es la segunda pieza que escribe para niñas y niños tras Semillas bajo las uñas (Becada en el IV Programa de Desarrollo de Dramaturgias Actuales del INAEM, 2015). Ha editado junto a Lola Fernández de Sevilla y Diana I. Luque Carrusel de Ogritos. Teatro para la Infancia y la Juventud (Fundación SGAE y AAT, 2017). 

sábado, 20 de octubre de 2018

El Price y Conde Duque acogen 'Circo, presente continuo', la primera feria estatal del sector, que ofrece seis atractivos montajes para toda la familia

No hay excusa para no ir al circo. Del 23 al 26 de octubre vienen al centro de Madrid seis de las compañías más vivas y con mayor proyección del panorama español actual. Nos presentan sus últimos trabajos, de gran diversidad y atractivo, y además, gratis (o con precios populares que rondan los diez euros). El Teatro Circo Price y Conde Duque unen fuerzas para impulsar Circo, presente continuo, la primera feria de creación circense a nivel nacional, organizada por CircoRed (Federación Estatal de Asociaciones de Circo) con el apoyo del INAEM.
Valores como la amistad, la fragilidad del ser humano, el esfuerzo por la superación, o la belleza de lo efímero alcanzarán a todos desde la pista.

Una escena de Distans, de la cía. Vol'e Temps
"Hasta el momento no había una feria estatal específica de circo en la que reunir a compañías, profesionales, programadores, y público, que era algo que el sector circense demandaba desde hace años", señalaba María Folguera, la directora del Teatro Circo Price, durante la presentación del proyecto. Por fin ha llegado la ocasión y Circo, presente continuo, ofrece seis espectáculos abiertos al público, entre ellos, cuatro estrenos, así como un amplio programa de actividades para profesionales, convirtiéndose en un punto de encuentro único en el que convivirán el debate y la reflexión sobre la situación actual del circo en España, el intercambio colaborativo, la exhibición de propuestas y el mercado.
A continuación nos asomamos a los seis montajes programados, procedentes de distintas regiones, que se exhibirán en dos espacios, Circo Price y Conde Duque; todos ellos orientados a público familiar.

Escenario Circo Price

El principal espacio escénico dedicado al circo de Madrid, el Price, acogerá el miércoles 24 de octubre a los granadinos Vol'e Temps con su espectáculo Distans. La función ahonda en las emociones que son capaces de generar el riesgo de las disciplinas circenses y la interpretación teatral. Acrobacias dinámicas, cuerda floja, malabares musicales, barra fija, slapstick y teatro gestual, son los ingredientes que, apoyados por la dramaturgia, conforman una historia cálida y emocionante capaz de conmover a todos los públicos.

El jueves 25, la compañía Circo Deriva asegura que Ya es tiempo de hablar del amor. Son una compañía de nueva creación unidos por la amistad que deciden hacer un penúltimo salto mortal: conseguir hablar de sus vidas y no morir (de risa) en el intento. En esta función se plantean superar los límites corporales y las condiciones físicas para dar forma a un espectáculo circense que va más allá de la resistencia, la fuerza o la agilidad, en una apuesta por transportar a los espectadores a una experiencia escénica inusual.

Una escena de Ya es tiempo de hablar del amor, de Circo Deriva
Escenario Conde Duque

El miércoles 24 de octubre la compañía catalana Soon nos trae Gregarios, un espectáculo honesto, divertido y sudoroso que habla del lado más humano del deporte. A través de la acrobacia y el humor, dos artistas ponen el foco en su relación de amistad y en cómo transitan de la colaboración al conflicto a través del juego. Báscula, mástil chino y acrobacia en un espectáculo de 45 minutos para todos los públicos.

Conde Duque albergará además en el Patio dos propuestas al aire libre, con entrada gratuita: el jueves 25 se estrenará Espera, de la compañía de circo Eia, ganadora del Premio Max 2017 al Mejor Espectáculo Revelación por su obra inTarsi. La función combina un lenguaje actual de investigación física con el lenguaje atemporal de las tradiciones y rituales populares.
Y el viernes 26 veremos Seu-te!, de la compañía valenciana Acrobàcia Mínima, un espectáculo de equilibrios insólitos especialmente construido para divertir a adultos y a niños. Ambos montajes rompen la barrera entre espectador y artistas y propician la participación, con los portes acrobáticos como principal herramienta.
Cierra la programación en abierto el viernes 26 el estreno en Madrid de Aware, de Alodeyá Circo Danza (Aragón), una delicada pieza basada en el concepto japonés de la belleza y la importancia de lo efímero.

Una escena de Seu-te!, de la cía. Acrobàcia Mínima
En definitiva, cuatro días en los que se concentrará una actividad frenética y vibrante en torno al mundo del circo y sus (im)posibilidades, que confiamos en que se consolide no sólo como presente continuo, sino como futuro perfecto, tanto para la generación de sinergias entre los distintos agentes del sector, como para el conocimiento de propuestas de trabajo de otros lugares, y lograr ampliar así la visión que el gran público tiene del circo, mostrando a las familias el raudal imparable de disciplinas artísticas que ofrece el género.

Cartel de Circo, presente continuo

CIRCO, PRESENTE CONTINUO

Miércoles 24 de octubre

19 h.: Cía Soon: Gregarios (Cataluña) – Teatro Conde Duque. Entradas a 6 y 8 euros.
21 h.: Vol'e Temps: Distans (Andalucía) – Teatro Circo Price. Entradas a 12 euros.

Jueves 25 de octubre

18 h: Compañía de Circo Eia: Espera (Cataluña) – Patio Conde Duque. Entrada libre
21 h.: Cía Circo Deriva: Ya es tiempo de hablar del amor (Com. Madrid) – Teatro Circo Price. Entradas a 12 euros.

Viernes 26 de octubre

19:30 h.: Acrobàcia Mínima: Seu te! (Com. Valenciana). Patio Conde Duque. Entrada libre.
21 h.: Cía Alodeyá Circo Danza: Aware (Aragón).Teatro Conde Duque. Entradas a 6 y 8 euros.

viernes, 12 de octubre de 2018

You & Me, de Mummenschanz, gran teatro visual para toda la familia en los Teatros del Canal

Los Teatros del Canal presentan el estreno en Madrid de You & Me, el nuevo espectáculo de Mummenschanz, una de las grandes compañías europeas de teatro visual para toda la familia, que se podrá disfrutar hasta el 14 de octubre en la Sala Roja. Silencio, espacio vacío, luz negra, trabajo físico y gestual, y el juego constante con materiales y volúmenes, son sus señas de identidad. Teatro vivo 'a cuerpo', arte gloriosamente desnudo.

Una escena de You & Me
Mummenschanz lleva cuarenta años experimentando con los materiales, observando cómo funcionan en el escenario tocados por la luz, animados por el movimiento, en contacto unos con otros. El resultado es un universo poético de seres multiformes, a veces flora, otras veces fauna, que desfilan, interactúan, vuelan y lanzan guiños humorísticos a un público deseoso de adivinar figuras o paisajes reconocibles. Y todo ello, sin el apoyo rítmico, dramático o emotivo que supondría un fondo musical, salvo un par de números que incluyen percusión.

Después de su estreno en 2016, y de haber recorrido toda Suiza y los escenarios internacionales más importantes, You & Me vuelve a España. Los descubrimientos de la compañía a menudo aparecen por casualidad, mediante la continua indagación sobre los materiales cotidianos, manteniendo siempre la curiosidad hacia ellos. Como decía Shakespeare, “estamos hechos de la  misma materia que los sueños”.

Una escena de You & Me
Espectáculo curiosísimo, brillante técnicamente, que crece y se depura en la segunda parte, con escenas y personajes significativamente más profundos, como el baile de la pareja de violines, el ente gigante traga-basuras, los adolescentes enganchados a las pantallas, o la lucha entre dos máscaras neutras que van sumando y modificando sus rasgos gracias a una especie de pasta moldeable hasta llegar a un expresionismo grotesco.
Crean un lenguaje escénico absolutamente original, de gran simplicidad, pero con cierta carga onírica y surrealista, por lo que asombrará más a niños a partir de siete u ocho añosYou & Me traspasa el concepto de 'lo escénico', enmarcando en la escena lo humilde y lo prosaico para convertirlo en sublime.

Una escena de You & Me
YOU & ME
Mummenschanz, Los músicos del silencio

Lugar: Teatros del Canal (Calle de Cea Bermúdez, 1, Madrid)
            Sala Roja

Funciones: 12, 13 y 14 de octubre de 2018
Horarios: Viernes y sábado a las 19:00 h.
                 Domingo a las 17:30 h.

Duración: 90 minutos, con un descanso de 20 min.
Edad recomendada: Espectáculo familiar a partir de 7 años.

Creación y dirección artística: Floriana Frassetto

martes, 9 de octubre de 2018

Segunda temporada

¡Mamá Teatriz está de vuelta! Después de un año y medio en el que por exigencias del guión he sido más “mamá” que “teatriz”, retomamos el hilo este otoño con el mismo alborozo y bastantes más tablas. Este proyecto surgió de aunar los que son actualmente mis tres pilares vitales (periodismo, teatro y maternidad). Ahora tenemos a un nuevo 'pequeño espectador' en casa, Félix, que poco a poco va participando de las escapadas y los juegos teatrales. Lope, con cuatro años, lleva ya en su haber una veintena de obras; cuando llega el fin de semana, en vez de pedirme que vayamos al parque, me pregunta si vamos a ir a ver una función... A esta edad prefiere que le cuenten historias divertidas, y le gustan mucho los shows de magia, que conllevan un importante trabajo escénico, aunque yo, teatrera clásica, fuera al principio un poco reacia.

Graderío del Teatro de Títeres del Retiro
Así que, mientras las entradas del blog parecían detenidas, Mamá Teatriz seguía atenta, con las antenas desplegadas, descubriendo en la ciudad montajes estupendos para todos los públicos, recibiendo invitaciones, solicitud de recomendaciones, sugerencias de colaboración... Nos hemos sumergido en la variedad de opciones escénicas ideadas para la infancia y la juventud, hemos conocido compañías, profesionales del sector, escritores, profesores... admirables, volcados diariamente con transmitir a los niños la pasión teatral. No sólo por el afán de encandilar al público joven para asegurar al público futuro, sino por una profunda creencia en el teatro como arte total, que ensancha la mirada y los corazones de chicos y grandes.

Durante este tiempo hemos constatado, además, lo necesaria que es la labor de difusión y comunicación desde un enfoque selectivo y crítico. Las familias anhelan ir con sus niños al teatro y disfrutar de un buen rato juntos, pero, una vez tomada la decisión, hecho el esfuerzo de desplazarse a una sala con los peques, difícilmente tienen la seguridad de que la función que han escogido será de calidad o cubrirá las expectativas.

Teatrito de sombras chinescas caseras
Quizá lo más impactante que me ha brindado este proyecto sea haberme sorprendido en varias ocasiones, hondamente conmovida, maravillada, asistiendo a una obra de 'teatro infantil', como hacía tiempo que no me sucedía como público del 'teatro para adultos'. Gracias a La Rous, Marie de Jongh, Aracaladanza, Claroscuro... y tantos otros hacedores de bellezas que no imaginamos aún.
Todo ello ha sido abono para esta segunda temporada del blog. Qué mejor impulso para seguir.
Así pues, en los próximos meses, continuaremos siendo eco de las delicias que se están cociendo -en las páginas, en las salas de ensayo, en los escenarios- para regalar a nuestros niños; soplaremos pistas de lo que creemos que 'hay que ver'. ¡Cuantos más cómplices se nos unan por el camino, mejor!